Una prueba de audición es importante porque comprueba la calidad de su audición. Puede detectar la pérdida de audición en una fase temprana y ayudar a determinar la causa, tanto si se trata de una obstrucción temporal como de un daño permanente. Además, la prueba puede determinar la precisión de su rendimiento auditivo y determinar la necesidad de un audífono u otro tratamiento. En los niños, una prueba de audición puede revelar retrasos en el desarrollo o dificultades de aprendizaje debidas a problemas auditivos.